sábado, 7 de enero de 2012

Tanto


Tanto tengo para decirte, pero es mejor callar.

Tengo tanto para darte y siempre es mejor evitarte

Tanto hay de mi eterno en este ser mortal que ningún corazón demente seria capaz de encontrar
 
Tanto aprendí de ti, la maldad y la frialdad corre ahora por mi cuerpo también
 
Y aun así, te espero en mi lecho…
 
Espero aquel beso Agridulce,  espero aquella caricia ambigua de aquel quien no desea tener un corazón en la mano.
 
Si yo también te he herido lo se bien, pero no mas de lo que tu me has causado.
 
Y aun así te sigo esperando en mi lecho, sigo esperando el abrazo...
 
Te necesito como el poeta a las letras.
 
Te necesito como el escribano la pluma.
 
Te necesito como una niña necesita de aquel amor puro.
 
Nunca te confieso mi sentir
 
Nunca te confieso me sed y necesidad de ti
 
Para q hacerlo si se que te volverías aun mas Tirano de mi
 
Se que no nos pertenecemos

Por eso  me  trago las  lágrimas y miro con una sonrisa tus amoríos secretos, supongo igual al nuestro... Si es que algo tenemos.
 
Y aun así te necesito en mi lecho....
 
Ruego porque que seas irreal,
 
No se porque la vida me puso frente a ti aquella tarde
 
No se que viene
 
He intentado alejarme de ti tantas veces sin lógralo
 
Y se también que no te importa en lo absoluto
 
Se que sola cargo esto y tranquilo no te culpo pues aquí la estúpida soy yo!
 
Triste suerte la mía que me enamore de ti,
 
Y  no me reproches nada, pues  se que yo puse las reglas del perverso juego
 
Y si, ya se q soy yo la tonta la equivocada
 
Y si, ya se q soy yo la que estará a ti eternamente condenada...  

Y si, ya se que a ti no te importa nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario