viernes, 24 de febrero de 2012

Fría el Alba

Despertaba sola
las sabanas la helaban
solo su toque faltaba.

Despertaba sola
como si el alba no desgastara,
y el invierno nunca pasara.

Despertaba sola,
la cabeza meditaba y el cuerpo recordaba.

Siempre faltaba algo,
era mejor despertar sola. 

El corazón se helaba y el cuerpo ardía,
lo que quedaba solo era la esencia,
el recuerdo, la miel,
la hoguera fría del hades también,
las delicias ya pasadas.

Despertaba sola
y deseada por muchos
le prefirió a aquel. 

Despertaba sola
y despertaba con él.






No hay comentarios:

Publicar un comentario