miércoles, 1 de mayo de 2013

Estaciones



Eres suspiro de primavera
capullo del primer amor
cuando veía la vida en rosa
y la vida pasaba en prosa
el amor brillaba fulguroso
en sabores dulces y sonrojos

Tu boca cereza servida en porcelana
así fuiste presentado,
y enseguida me enseñaste que ya había llegado el verano

Mi ángel, mi estrella,  viste el paso de la primavera
a un otoño con todas sus hojas secas
arboles amarillos y vientos nos recordaron
que la primavera y el verano habían terminado


Te amé en invierno
Fuerte y blanco,
ya nada estaba hecho
aprendí de tus ojos la inocencia de la nieve
y de tus cálidas manos la presencia del sol
de ese sol que no cae, no anochece.

Aprendí que eras estrella del día de nieves del año en espera.