viernes, 29 de agosto de 2014

Momento


Con el ocaso en la cara
me sorprendió un beso.
 
El dulce sabor de tus labios 
sabor a sal, arena, de nácar; 
amor redimido, amor que se va  
con un te amo 
y unas palabras maltrechas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario